Tratar la dermatitis atópica

Otoño y dermatitis atópica, ¿incompatibles?

El otoño es una estación maravillosa, en la que disfrutar entre otros de un tiempo ya no tan caluroso y magníficos paisajes repletos de color. Sin embargo, esos mismos cambios que hacen de esta estación tan característica, son los que causan que la dermatitis atópica se agrave. Si la padeces, sabrás de lo que hablamos. 

Para aquellos que desconozcan esta enfermedad, es inflamatoria y crónica, aunque se considera benigna, y transcurre mediante brotes. Su principal síntoma, el prurito, es bastante molesto: se trata de un picor muy intenso, causado por la alta sensibilidad de la piel. Al final, esta se irrita, provocando eccemas que alimentan aún más el picor, e incluso dolor. Si este es muy intenso, puede llegar a alterar el sueño y la vida cotidiana. 

¿Qué factores la agravan?

Entre los causantes encontramos el moho, el polen, los ácaros, el polvo y el contacto con los animales. También pueden intensificar su impacto negativo los materiales ásperos o irritantes, así como los tintes de los jabones y los perfumes, entre otros. 

Por otra parte, el estrés, estado de ánimo muy común por estas fechas, es tanto un desencadenante como un agravante de la enfermedad. En este sentido, hay estudios que aseguran que, aquellos que padecen dermatitis atópica, sufren en mayor medida de ansiedad y depresión.

¿Por qué el otoño empeora sus síntomas?

Los principales factores son el frío y los contrastes térmicos por el uso de la calefacción en vehículos, el hogar, la oficina… Al final, esto provoca que la hidratación de la piel disminuya, con lo que estará más seca y sensible. Es por ello que empeoran los síntomas de la dermatitis atópica.

¿Cómo tratarla?

Estas son algunas de nuestras recomendaciones para que puedas paliar sus efectos negativos de la mejor manera posible: 

  • En primer lugar, intenta evitar todos aquellos factores que hemos mencionado que la empeoran: cambios bruscos de temperatura, el calor y el sudor, la sequedad del ambiente… Recuerda también que el estrés nunca conduce a nada bueno, y en este caso, tan sólo conseguirá agravar la enfermedad. 
  • Otro punto vital es que evites la sequedad de la piel, hidratándola debidamente con cremas emolientes (aún más hidratantes que las normales), y que mantengas una higiene no demasiado agresiva, con baños de tiempo moderado.  
  • Para tratar el punto álgido de los brotes, seguramente deberás de recurrir a corticoides, en gran medida tópicos, durante un corto periodo de tiempo. Para inhibir la inflamación, también se usan inhibidores de la calcineurina.
¿Existe alguna terapia asociada para mejorar los síntomas?

La respuesta es sí. La Terapia Hidrotermal es una de ellas, ayudando a mejorar la calidad de vida de aquellos con dermatitis atópica. Entre sus múltiples beneficios, es capaz de mejorar visiblemente las lesiones, disminuye el prurito e incluso mejora el insomnio

Las bañeras de hidromasaje con agua de mar, como la bañera de hidromasaje con algas, son una de las terapias de este tipo más interesantes para la dermatitis atópica. En ellas, se pueden añadir otros componentes que mejoren la hidratación de tu piel. También se hace un estricto control de la temperatura para que nunca supere los 33º y en un tiempo que no sobrepasa los 20 minutos. Además, para mejorar aún más todos los efectos positivos del agua de mar, te recomendamos alejar el estrés en nuestra zona de relax unos 15-20 minutos. 


¿Alguna duda? Recuerda que puedes consultarnos a través del 964 300 250 o a través de nuestras redes sociales.

Entradas relacionadas

tempus felis diam at justo velit, Donec dictum dolor