Dulces sueños… Pero de verdad

Suena el despertador. Si somos de los que no pueden saltar de la cama a la primera, nos habremos dado margen para ese “cinco minutos más”, pero si hacemos caso al despertador, saldremos raudos y veloces. Eso sí, sea cual sea nuestra opción, lo más probable es que estemos agotados. El estrés y el cansancio se alían con frecuencia para no dejarnos descansar bien y eso termina generando todavía más estrés y todavía más cansancio.

En El Palasiet pensamos que una buena higiene del sueño es fundamental para nuestro bienestar, por eso cuidamos tanto el sueño de nuestros huéspedes y por eso insistimos tanto en mantener ciertas rutinas cuando alguien se aloja con nosotros para seguir un tratamiento.  

Esas rutinas y la posibilidad de llevar unos horarios estables son esenciales para intentar dormir mejor. Es cierto que los fines de semana podemos sentir la tentación de saltarnos esas rutinas pero será mejor, sobre todo al principio, que tengamos fuerza de voluntad y logremos mantenerlas. Cuando ya tengamos esos cambios interiorizados podremos empezar con las concesiones.

Pero la higiene del sueño no comienza en el momento de meternos en la cama, sino bastante antes. Es importante que evitemos todo tipo de excitantes, sobre todo en las horas anteriores a irnos a la cama. Un café a media tarde, esa cervecita al salir de trabajar… Con frecuencia no contribuyen a que descansemos bien. Y, además, tenemos alternativas: un café descafeinado y una cerveza sin alcohol pueden ayudarnos a descansar mejor sin renunciar a ese tiempo de encuentro con nuestros amigos.

A veces, al entrar en la cama, es cuando aprovechamos para mirar el móvil después de todo el día de trabajo y de rutina. Redes sociales, esa tienda que tanto te gusta… Pero la luz que emiten las pantallas no es precisamente amiga de nuestro sueño, así que será mejor buscar otro momento del día. ¿Te has planteado cambiarlo por un libro? El ejercicio físico, sobre todo si es moderado, también nos hace llegar más relajados al final del día, incluso algo más cansados. Un paseo al atardecer o algunas de las actividades que tenemos en El Palasiet como el yoga o los estiramientos de cadenas musculares nos ayudarán a llegar mejor al final del día y a conciliar mejor el sueño

Entradas relacionadas

id, libero non ut porta. ipsum eget id nec elementum